¿Con Don quién?

Hay un chiste sobre las relaciones sexuales?

– Ud. jode con condón?
– Con don quién?

Este chiste podía ser contado hace muchísimos años, pues el invento y utilización del también conocido como preservativo, es bastante antiguo.

Hoy se le define como una funda fina y elástica para cubrir el pene durante el coito.

Nada que ver con los que ya se utilizaban hace cientos de años, confeccionados con tripas de animales. Eran “fabricados” a mano, y uno de los más antiguos, conservado en perfectas condiciones en el Museo Estatal de Viena, está acompañado por “Libro de Instrucciones” en latín, en el que se recomienda, antes de usar, remojarlo en leche tibia para ablandarlo y desinfectarlo, y después de usarlo limpiarlo bien con agua caliente para otras ocasiones. Lo curioso de que estos profilácticos no eran nada baratos.

Parece ser que su nombre puede venir del médico del Rey inglés Carlos II, Lord Condomm, que se los fabricaba con intestinos de animales, para su uso exclusivo, tratando de que no siguiera aumentando el número de hijos bastardos, pues ya había engendrado unos cuantos.

Hace algunos años, el Museo Británico de Londres ofreció una exposición con condones de hace 450 años, encontrados en unas excavaciones arqueológicas en el centro de Inglaterra, en perfectas condiciones, todos ellos realizados con tripas de animales, perfectamente cosidos en la punta, y que estaban destinados para los visitantes de las casas de prostitución, especialmente para que no contrajeran enfermedades venéreas, nombre derivado de Venus, la Diosa del amor.

En 2016, un coleccionista, en la mayor casa de subastas on-line, Catawiki, se hizo, por 600 €, con un condón, pero no un condón cualquiera, pues tenía doscientos años de antigüedad, hecho con intestino de oveja, material muy fino y elástico, llamando la atención su tamaño, de 19 centímetros, cuando lo usual en aquella época eran 15 cm. Lo que nadie sabe si lo ha usado alguna vez el comprador.

Los modernos, de látex, se atribuye su invención a un químico polaco, Julius Fromm, hace 130 años, y en su ciudad natal, Konin, en 2011, le dedicaron un homenaje, con un monumento en el centro, de una conocida fuente cubierta con un preservativo de gran tamaño, de látex, por supuesto.

La víspera de San Valentín, se celebra el Día Internacional del Preservativo. Se habrá escogido esta fecha por algo, ¿no? Hoy existe una normativa europea que regula la fabricación de los condones, estableciendo, entre otras cosas, que deben tener 170-180 milímetros de longitud, y 52 de diámetro, y deben aguantar una prueba de 18 litros de agua sin romperse, los normales. Hay otras indicaciones para los de tamaños especiales, los que brillan en la oscuridad, los de sabores con distintos colores.

Demostrado: el chiste era válido para contarlo hace cientos de años, en inglés, polaco, francés…

Artículo escrito y documentado por: José Carlos Sainz de los Terreros Isasa

Compartir
Visitas totales: 912